Tengo dudas sobre mi género

Hoy en día, uno de los motivos de consulta que recibimos más frecuentemente hace referencia a las dudas sobre la propia identidad de género. Con la creciente visibilidad de las personas transgénero en los medios, las redes sociales y la vida cotidiana, cada vez más personas se atreven a cuestionarse sobre la propia identidad de género y a hablar en voz alta sobre sus dudas e inconformidades. Al reconocer que es posible que no todos los seres humanos se sientan identificados con la identidad de género que se les asignó al nacer, se preguntan: “¿Cómo sería mi vida si viviera en otro género?, ¿será que soy trans?

Para muchxs*, el panorama se aclara al identificarse con el otro género desde la infancia o la juventud, lo cual no implica que también para muchxs de ellxs el proceso de aceptación de la propia identidad trans y de posicionamiento social no traiga múltiples desafíos e implique muchas veces procesos muy exigentes.

Pero con esta claridad, pueden empezar a buscar alternativas y caminos hacia un tránsito de género (con o sin modificaciones corporales, de vestuario, de rol social y de nombre, entre muchas otras opciones) y hacia la integración en su mundo familiar, educativo, laboral y social.

¿Qué ocurre cuando las dudas sobre la propia identidad de género son más difíciles de resolver?

“No me identifico con el género que me asignaron al nacer pero tampoco me identifico totalmente con el otro género”

Algunas personas experimentan dudas sobre su identidad de género pero no se sienten totalmente identificadxs con el otro género. Señalan que hay cosas del género que les asignaron al nacer que les gustan y que no quisieran perder.

En algunos casos resulta necesario contemplar el género como un espectro y no como dos polos opuestos (hombre/mujer) para valorar distintas alternativas para la construcción identitaria, pues así como existen personas que se ubican en los polos extremos y se sienten a gusto asumiendo una identidad binaria de hombre o de mujer, otras personas necesitan ubicarse en un lugar intermedio de este amplio espectro del género para encontrar un lugar legítimo de existencia y poder así resolver sus dudas.

trans2Salir de la visión en blanco Vs negro y poder ver el género a color puede ser muy liberador para algunas personas y les permite salir del dilema de si son “suficientemente hombres” o “suficientemente mujeres” como para hacer un tránsito de género, pudiendo concentrarse en lo que sienten y la manera cómo quieren vivir su género.

Si estás enfrentando esta duda, ¿qué puede ayudar?

  • Comprender que existen distintas maneras de ser hombre y mujer y que tienes la libertad de construir la tuya.
  • Darte cuenta que existen otros géneros además de hombre y mujer (personas con género neutro, género fluido, queer, sin género, etc.) y puedes explorar estas posibilidades.
  • Reconocer que la construcción de tu identidad de género es un proceso: requiere tiempo y una exploración de múltiples posibilidades. Así que no tienes que decidir ya si no tienes claridad. ¡Tómate el tiempo que necesites!

“¿Qué tal que me arrepienta de hacer el tránsito de género?”

Esta es una de las dudas más frecuentes que enfrentan las personas que contemplan iniciar un tránsito de género. Aunque sienten que hacer un tránsito de género aliviaría mucho su malestar, al pensar en lo difícil que podría ser dudan y temen arrepentirse luego. Es totalmente comprensible que exista esta duda, pues se trata de una decisión de gran envergadura que tendrá impacto en su vida personal y social a todo nivel.

Además, en muchos tránsitos de género se avanza con una dosis relativamente alta de incertidumbre frente a los retos sociales, la respuesta que tendrá el entorno cercano, el grado de satisfacción con los resultados específicos de las transformaciones corporales cuando se decide optar por estas y la manera en que se logrará ir integrando la propia identidad trans en la trayectoria de vida.

Si estás enfrentando esta duda, ¿qué puede ayudar?

  • Obtener información clara y completa sobre las implicaciones de iniciar un tránsito de género te permitirá tomar una decisión informada desde los hallazgos científicos y desde la experiencia de otras personas que ya han pasado por este proceso.
  • Poder planear la manera en que quieres desarrollar tu tránsito de género y llevar a cabo un proceso de preparación tanto personal como del entorno cercano y de la red de apoyo te puede dar tranquilidad para ir avanzando con menos temores y más recursos.
  • Contar con un espacio terapéutico en el que sea posible explorar tus dudas y temores, sopesar los riesgos y las oportunidades, así como plantear alternativas para poder responder efectivamente a los retos sociales y personales propios del tránsito de género puede ser útil si sientes la necesidad de estar acompañadx por un profesional experto en este proceso.

“¿Qué pasa si me siento cómodx con mi cuerpo y no siento odio ni rechazo hacia él? ¿Será que tal vez no soy trans?”

trans3Esta es una duda muy frecuente pues muchas personas piensan que todas las personas trans necesariamente sienten malestar o inconformidad con su cuerpo. Por tanto, cuando una persona que se está cuestionando sobre su género evidencia que no siente una inconformidad fuerte y mucho menos odio por su cuerpo, duda de su construcción identitaria y de si debería hacer un tránsito de género.

Sin embargo, hemos acompañados a muchas personas trans que no necesariamente sienten odio ni rechazo por sus cuerpos y que han logrado incorporarlos en sus construcciones identitarias en torno al género de una forma armónica y fluida. Entonces, una vez más, las vivencias de personas trans y con géneros diversos son muy variadas y al reconocer esta pluralidad de experiencias también podemos dar legitimidad y reconocimiento a las diferentes trayectorias y procesos de tránsito sin pensar que se trata de un único camino que forzosamente se debe seguir.

Si estás enfrentando esta duda, ¿qué puede ayudar?

  • Comprender que las experiencias de personas trans con respecto a sus cuerpos son muy variadas y aunque hay quienes experimentan malestar o inconformidad con su cuerpo, muchas otras personas trans no lo viven de esta manera.
  • Lograr integrar la identidad de género a la dimensión corporal es una tarea muy importante dentro del tránsito de género para lograr comodidad y tranquilidad en la interacción cotidiana con otros, en la propia autoimagen y en la interacción más cercana con una pareja o compañerxs afectivos y sexuales. Así que lograr sentirte en armonía con tu cuerpo puede ser un paso adelante en vez de una señal de alarma en el tránsito de género.
  • Tener en cuenta que la metáfora de sentirse “en el cuerpo equivocado”, aunque puede reflejar la experiencia de algunas personas trans, no es adecuada para muchas otras personas con géneros diversos. Esta metáfora ha sido muy utilizada por los medios de comunicación y por el discurso médico pero las investigaciones científicas actuales y las personas trans que comparten sus experiencias de primera mano señalan que esta es una comprensión muy estrecha de los procesos personales en juego.

¿Qué otras dudas o temores han llegado a ti como parte de tu construcción identitaria?

Te invitamos a dejar tus opiniones, ideas, experiencias y aportes sobre este tema en la sección de comentarios que encontrarás debajo del formulario de contacto. ¡Queremos oírte!

Para más información o si quieres pedir una cita, llámanos:
311 257 97 43 - 310 860 42 98
o contáctanos: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.





Buscar en esta página

Miembros

WPATH

division44apadivision17apa

Suscríbete a nuestro Newsletter

Ingresa tu correo   

Licencia Creative Commons